Inicio
Urbanoblog
Más
Vademécum
El Pelafustán

18.4.13

Qué hay detrás del ataque de la prensa a la reforma judicial


Hacia un totalitarismo..., editorial de La Nación.

La edición del domingo 14 del diario La Nación fue una andanada de embates contra el proceso de democratización de la Justicia. ¿Qué es lo que alarma a los otrora defensores de la dictadura cívico-militar que sembró el terror entre 1976 y 1983? Una deuda millonaria con la Afip, la clave. 

Por Data.Chaco
Editores

Hacia un totalitarismo bajo el ropaje democrático, ¿Estamos ya los argentinos en una dictadura?, Golpe de Estado al Poder Judicial y La radio y Miceli, focos de resistencia
Ese es el sumario de la sección Opinión del diario La Nación del domingo 14 de abril, una andanada de embates contra el proceso de democratización de la Justicia impulsado por el Poder Ejecutivo, el cual, evidentemente, alarma a los otrora defensores de la dictadura cívico-militar que impuso el terror entre 1976 y 1983.
Que Mariano Grondona se pregunte con preocupación si los argentinos ya estamos en una dictadura es, cuando menos, una gran contradicción. No hace falta repasar el pasado del periodista para entender por qué sus elucubraciones dominicales son intolerables.
Lo de Pablo Sirvén es pura provocación. Tildar al periodista Juan Miceli de “foco de resistencia” por hacerle una pregunta que pudo haber incomodado al diputado Andrés Cuervo Larroque, como si se tratara de Rodolfo Walsh –desaparecido el 25 de marzo de 1977, tras redactar su Carta Abierta a la Junta Militar– es una desmesura promovida por alguien que solo ve desmesuras en el Gobierno.
¿Por qué tanto alboroto en La Nación? Está claro que no es un profundo republicanismo el que anima al centenario diario a ir con todo contra la democratización de la Justicia, que, entre otras reformas, le pone límites a las medidas cautelares que se tramitan contra  el Estado nacional.
En 2003, La Nación obtuvo una medida cautelar que le impide a la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) cobrarle una deuda estimada en 280 millones de pesos.
En marzo de ese año, el entonces presidente Eduardo Duhalde decidió eliminar por decreto el cómputo de las contribuciones patronales  como crédito fiscal en el momento de la liquidación del IVA, excepto para los medios de comunicación y el transporte de carga. Pero esa excepción tenía un plazo de cuatro meses, para que el Poder Ejecutivo pudiera “encontrar una solución alternativa”.
En julio venció el plazo fijado en el decreto. Néstor Kirchner había asumido como presidente el 25 de mayo. El diario consiguió la cautelar en octubre, con el argumento de que el crédito fiscal seguía vigente hasta que el Poder Ejecutivo encontrara la “solución alternativa”. Lo mismo hicieron el Grupo Clarín, la editorial Perfil y la editora de El Cronista Comercial, del diputado Francisco de Narváez, entre otros medios.
Según la Afip, La Nación, gracias a la cautelar, dejó de pagar 150 millones de pesos de capital, a los que suma otros 130 millones de intereses, esto es un total de 280 millones.
En noviembre de 2008, la sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal levantó la medida cautelar dictada por el juez Osvaldo Guglielmino, pero siete mese después, la Corte Suprema falló a favor del diario.
Hernán Brienza, en una columna reciente en Info-News, analiza el discurso de la oposición –política y mediática– a partir de la distinción entre cinismo e hipocresía. Lo de La Nación es hipocresía. “Esconden sus verdaderas pretensiones, sus cualidades más funestas bajo los oropeles de las grandes intenciones, como fariseos se rasgan las vestiduras por las supuestas violaciones de la ley mientras mandan a crucificar a ‘pobres cristos’”. 

0 comentarios:

Vademécum