Inicio
Urbanoblog
Más
Vademécum
El Pelafustán

3.6.17

La encrucijada electoral de Corrientes









Fabián Ríos. | FACEBOOK

La capital de la provincia vecina votará este domingo a intendente, en unos comicios cuyo resultado incidirá en la virulenta sucesión del gobernador Colombi.  

Datapuntochaco | ANÁLISIS

Cerca de 280.000 correntinos están habilitados para elegir este domingo intendente de la capital de la provincia en unos comicios que abrirán el calendario electoral del distrito, donde este año se elegirá también gobernador.
La oferta municipal incluye a tres candidatos, pero la pelea se dará entre el actual intendente Fabián Ríos, del frente Haciendo Corrientes (PJ y aliados), con el apoyo del massismo y de Nito Artaza, y el candidato radical Eduardo Tassano, de ECO, el Cambiemos correntino.
La tercera candidatura es la de Sonia López, de la izquierda, que presenta con el Frente para la Victoria (FPV), nombre de la alianza con la que Ríos llegó a la Intendencia de la capital en 2013 y que en esta oportunidad prefirió desechar.
La campaña para estas elecciones municipales estuvo atravesada por la pelea de fondo: la que se dará en septiembre u octubre para elegir al sucesor de Ricardo Colombi, el mercedeño que, con su primo Arturo, compartió el Ejecutivo correntino desde 2001. Son 16 años de gobierno no solo de un mismo signo partidario e ideológico, sino también de un mismo apellido.
Las cosas se ponen virulentas en Corrientes cada vez que se debe elegir gobernador. En 2009, a horas de votar en el balotaje entre los primos Colombi, el cadáver del gerente de la entonces usina  de noticias paraestatal Agencia Corrientes apareció en una estancia de Goya, en un caso que tuvo resonancia nacional. En 2013 no hubo muertes sospechosas, pero el clima de confrontación al que se llegó hizo pensar en que cualquier cosa podría ocurrir. Este año, Corrientes elegirá gobernador y el aire vuelve a tornarse irrespirable.
Esta es la primera vez que el oficialismo provincial cuenta con apoyo nacional. Pese a ello, el frente no se pudo ahorrar disgustos ante la falta de vida democrática interna y postergó la designación (a dedo) del candidato a suceder a Colombi, que, por prescripción constitucional, no puede ser nuevamente reelegido.
Dos dirigentes socios de ECO, el vicegobernador Gustavo Canteros, de extracción peronista, y la macrista Ingrid Jetter, jefa de la delegación de Vialidad Nacional y presidenta de la Fundación Pensar de Corrientes, desafiaron a Colombi y pidieron internas en la alianza gobernante, lo que ocasionó el enojo del radical conservador, acostumbrado a mandar a golpes de rebenque.
La detención por narcotráfico del intendente de Itatí, Roger Terán, en marzo, elevó la tensión política en la provincia al punto que el discurso del Gobierno viró de etiquetar a la pequeña localidad como capital narco del NEA para atacar al FPV a la necesidad de “despegar” a Colombi de una supuesta protección a narcotraficantes de Goya, en ese conocido episodio en que el gobernador enfrentó al jefe del operativo de la policía santafesina y lo mandó a detener.
Si bien en el PJ no todo es amor, al menos el partido pudo apaciguar el enfrentamiento entre Camau Espínola y Ríos, líderes de las dos facciones mayoritarias del peronismo correntino. Camau, exintendente de la capital, ya había competido por la Gobernación en 2013, pero perdió con Colombi. Como parte de la tregua con el exdeportista, Ríos irá por su reelección junto con Any Pereyra, actual viceintendenta, del conservador Partido Liberal, que pese a su alcurnia demostró que puede ensuciarse los pies con barro. 
El aire de cierto hartazgo de 16 años de colombismo que se respira en Corrientes  constituye una ventaja para Camau, al que las encuestas le dan un 25% de intención de voto. Sin embargo, hay dos indefiniciones que impiden tener un panorama claro: no se sabe quién será el candidato de Colombi y Canteros no oficializó aún su candidatura por fuera de ECO.

Una provincia empobrecida y desigual

Corrientes es una provincia atrasada y empobrecida. Su capital es el quinto conglomerado urbano más pobre del país, según los últimos datos del Indec. Casi el 40% de su población vive por debajo de la línea de pobreza. En la capital existe una gran desigualdad: mientras en zonas del centro de la ciudad abundan las mansiones y las torres de lujosos departamentos, la periferia se extiende con barrios de viviendas precarias, construidas en su mayoría por el Invico, un organismo estatal de dudosa transparencia en el manejo de los fondos.
En la provincia en general, la infraestructura y los servicios básicos apenas llegan a las grandes ciudades, y gran parte de la población vive como a principios del siglo pasado, un atraso que la dirigencia correntina equipara con la idiosincracia. Para los gobernantes, la china, el gaucho y el rancho forman parte de la identidad del correntino, pero quienes realzan esta noción viven en lujosas casas en pleno centro de la capital o sobre la costanera. Una nota publicada en este blog sobre el presidente de la Cámara de Diputados de Corrientes, Pedro Cassani, describe cómo el millonario dirigente usa a una familia que sobrevive con esfuerzo para perpetuar el esquema feudal que prevalece en la provincia.
Durante el gobierno de Cristina Fernández, Colombi culpó la falta de obras e inversiones a que la presidenta no le asignaba recursos a la provincia, la única gobernada por entonces por un radical. Con la llegada de Maurice Macri a la Presidencia, el grifo supuestamente cerrado hasta ese momento se abrió. Según el propio Colombi, hoy la Nación invierte 7.000 millones de pesos en obras en la provincia.

Ataques y operaciones de prensa


En abril, debido a las intensas lluvias, se hundió la única obra realizada por el Gobierno en la capital, la avenida Romero, que une la Costanera Sur con la avenida Teniente Ibáñez. Filtraciones en el desagüe que corre por debajo del pavimento socavaron el suelo y la estructura de hormigón cedió. La avenida fue inaugurada en 2013 y dicen que se terminó a las apuradas por las elecciones de ese año.
La información casi no fue difundida por los medios de prensa de Corrientes pese a la gravedad del derrumbe, que puso en riesgo a las viviendas aledañas al sector colapsado. Tampoco algún fiscal actuó de oficio ante lo que, a todas luces, parece ser la comisión del delito de estrago, ni nadie promovió una acción judicial contra el Estado.
El oficialismo provincial ignoró el derrumbe y salió a arremeter contra el intendente de la capital porque la ciudad quedó casi totalmente inundada el 25 de abril, cuando llovieron unos 200 milímetros en menos de 24 horas, endilgándole a Ríos la responsabilidad del fenómeno meteorológico extraordinario. Si Ríos hubiese gobernado Macondo, sería el responsable de la lluvia que duró 4 años, 11 meses y 2 días en aquel mítico pueblo de Cien años de Soledad.
Después, sobrevino el ataque a Ríos a través del periodista ultramacrista Luis Majul por viviendas no ejecutadas pero cobradas. El circo tuvo escasa repercusión en la prensa local debido a la conocida fama del conductor del programa La cornisa de operar políticamente a favor de Cambiemos.
Nadie dice que la denuncia contra Ríos es falsa. Lo que indigna es que quienes denuncian cometieron tantos o peores actos de corrupción, que no trascienden porque la Justicia correntina es un apéndice del poder político y l
os medios de prensa, dependientes de la pauta publicitaria oficial, tienen escaso margen para informar y nulo, para investigar y denunciar.

Ola eticista

Aun cuando se sabe que el latrocinio es la práctica usual de la dirigencia política correntina, una especie de eticismo aflora en tiempos de campaña y abundan las acusaciones. A través de WhatsApp se difundió que el primer candidato a concejal de Hacemos Corrientes, un referente del massismo, es “ñoqui” del Senado de la Provincia, con un sueldo de más de 60.000 pesos mensuales, cuando el salario promedio en Corrientes no llega a los 10.000 pesos. Pocas horas después, se difundió que el candidato de Cambiemos a ese mismo cargo, que ya es concejal y va por su reelección, tiene a parientes suyos empleados en el Concejo Deliberante, también con sueldos onerosos. Ninguno de los dos salió a desmentir nada.
Antes, en una operación de prensa por el Canal 9, de Resistencia, que tuvo escasísima repercusión, se difundió un informe con las presuntas maniobras del vicegobernador para “enriquecerse ilícitamente”. Si bien es vox populi que el buen pasar de Canteros no se nutre precisamente del trabajo, el “informe periodístico” fue el castigo por reclamar internas en ECO.
En campaña, todo vale. A días de la votación en la capital, el Gobierno provincial, que mantiene salarios en el Estado por debajo del costo de la canasta básica total, salió “generoso” a anunciar el pago por única vez de 400 pesos (sí, 400; cuatro billetes de 100), en concepto de un plus por el Día del Padre, monto que servirá a lo sumo para comprar la torta.



Funcionarios nacionales, como el ministro del Interior, Roger Frigerio, arribaron a la capital vecina para firmar convenios de viviendas y de una planta de tratamiento de residuos cloacales, todo como parte de la campaña para la votación de este domingo, que para ECO es clave porque quiere recuperar el principal distrito de la provincia con el mensaje de aprovechar las “mieles” de la gestión de Macri.
Todo vale. Un portal de extracción radical denunció en las últimas horas el uso de móviles de la Municipalidad para entregar bolsas de mercadería. Sin justificar ni aceptar ese supuesto desatino del actual intendente, el radicalismo no puede acusar a otros de lo que habitualmente hace: el uso de los recursos del Estado para hacer campaña partidaria.  

Dos modelos

Más allá de estas prácticas proselitistas, los cerca de 280.000 correntinos deberán elegir este 4 de junio entre una gestión que puede exhibir muchas obras importantes en la capital, aun cuando faltan resolver problemas de solución impostergable  –el tránsito, el transporte público y la basura–, y un candidato que como pergaminos exhibe su gestión como médico en un instituto médico (el Cardiológico) y un club (Regatas), ambas entidades de acceso exclusivo para una elite de la sociedad correntina. 

0 comentarios:

Vademécum