Inicio
Urbanoblog
Más
Vademécum
El Pelafustán

3.8.11

Bajo la criminología mediática


El caso del juez de la Corte Suprema Raúl Za­­ffaroni sobre denuncias periodísticas de que en depar­tamentos suyos se ejercería el trabajo sexual constituye una campaña de difamación articulada por la prensa, de la que no sería ajeno un alto dig­na­tario de la Iglesia, según un artículo de Miradas al Sur 

Además | Audio: 03.08.11. Raúl Zaffaroni, con Víctor Hugo Morales. Radio Continental.

Por Ricardo Ragendorfer, Miradas al Sur. El truco es simple: si en el lapso de sesenta minutos se emite una y otra vez por TV la noticia sobre un remisero asesinado en algún arrabal del Gran Buenos Aires, la señora de Barrio Norte termina imaginando que la vereda de su hogar esta tapizada con cadáve­res. Ese método también es útil para pul­­verizar la reputación de una persona, así como lo de­mos­tró el escritor alemán Heinrich Böll en su libro Die verlorene Ehere der Katharina Blum (El honor perdido de Katharina Blum / 1974), cuyo tema central son las campañas de difama­ción articuladas por la prensa amarilla. El caso del juez de la Corte Suprema Raúl Za­­ffaroni –sobre denuncias periodísticas de que en depar­tamentos suyos se ejercería el trabajo sexual– constituye una muestra palmaria de seme­jante dialéctica. Una dialéctica de la que –al menos, en esta ocasión– no sería ajeno un alto dig­na­tario de la Iglesia.
El tema fue instalado esta semana por la edi­torial Perfil –a través de su sitio Perfil.com y el diario Libre–, y obtuvo un amplio rebote en otros medios. En paralelo, La Alameda, una O­NG contra la trata de personas, decidió con suma premura llevar el tema a la Justicia. En el aspecto fáctico, el asunto fue descomprimido por el propio Zaffaroni, al declarar pública­mente que él no suele firmar contratos de loca­ción ni conoce a sus inquilinos, puesto que la administración de sus propiedades está a cargo de “un apoderado y la inmobiliaria que los alquila”. Sin embargo, ello no atenuó el hostiga­miento contra su persona.
En la novela de Böll, el personaje principal es una mujer común e intrascendente que pasa una noche con alguien, sin saber que es un pró­fugo del grupo ar­mado Baader-Meinhof. Ese dato, en manos de un reportero que manipula la verdadera raíz de los hechos, termina por hacer añicos su vida privada. El fugitivo había pasado a un segundo plano; ahora e­ra ella quien copaba la escena, y sólo por aquella involuntaria circunstancia. Es que el u­ni­verso de la comunicación posee su propio sistema punitivo: la criminología mediática, co­­mo, justamente, la llama Zaffaroni.
En el episodio que tanto escandaliza a la revista Libre y a La Alameda, poco importa si en los departamentos aludidos había realmente mujeres sometidas a un régimen de escla­vitud. Y de ser así, tampoco parece necesario determinar en poder de quiénes estaban sometidas. Por el contrario, la clave pública del asunto fue puntualmente de­positada en la identidad del locatario; o sea: Zaffaroni. “¿Sabía Zaffaroni lo que pasaba en sus inmuebles”, se pregunta ahora el espíritu pú­blico. “¿Usted sabía eso?”, le preguntan los los movileros a Zaffaroni, cada vez que entra o sale de su casa. También lo llaman a toda hora. Y con idéntica insistencia, impor­tunan a sus colabo­radores y vecinos. La crimi­no­logía mediática ha pasado a la acción.
Asombra, en cambio, el papel de La Alame­da. Y que en nombre de su lucha contra el tráfico de mujeres participe de esta maniobra. Asombra porque hubo un tiempo en el cual La Alameda tuvo una función política muy im­portante por sus escraches a proxenetas y ta­lleres textiles clandestinos. Sin embargo, a par­tir de 2008 los objetivos de sus militantes –en­cabezados por Gustavo Vera– se enrarecie­ron, al punto de haber incluido en su nómina de blancos a las trabajadoras sexuales in­de­pen­­­­dien­tes. Ese giro estratégico coinci­de con los orígenes de su vínculo con el arzobispo de la ciudad de Buenos Aires, Jorge Bergoglio.
Dicen que el hombre que aportó el contac­to entre éste y La Alameda fue el líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), Juan Garbois. Lo cierto es que desde en­tonces, esa ONG se transformó en una suerte de Ucep al servicio del Señor. Tanto es así que, en consonancia con la tirria eclesiástica hacia la despenalización del consumo de marihuana, uno de sus dirigentes no dudó sugerir que la revis­ta canábica THC era financiada por el narcotráfico internacional. La Alameda también supo fustigar a otro dilecto enemigo de Bergo­glio: el periodista Ho­racio Verbitsky. La razón: en un congreso del Cels no fue chequeda la tra­yecto­ria del representante de la comunidad boliviana, Alfredo Ayala, un sujeto muy cuestionado por La Alameda. Ahora –ya se sabe– es el turno de Zaffaroni.
Es curioso: en 1989, al entonces juez de la Corte Augusto Belluscio se le cayó en París una amante por la ventana. Nadie dijo nada.

0 comentarios:

Refugiado, la palabra de 2015 El término define a aquella persona que se ve obligada “a buscar refugio fuera de su país como consecuencia de guerra, revoluciones o persecuciones políticas”.

Rayuela infinita La obra maestra de Julio Cortázar cumple 50 años. Quien la leyó, no solo lo hizo dos o más veces, sino que querría hacerlo de nuevo. No para saber cómo era, sino para saber cómo es.
La prensa buitre Mientras la posición argentina se alza como un modelo en la batalla por la soberanía, los medios opositores al gobierno de CFK amedrentan con los peores presagios.

Fotos

Atardecer. La avenida Sarmiento y el Parque de la Democracia, de la ciudad de Resistencia. | Desdeelaire.com.ar.

Video

Resistencia desde el aire.